viernes, 11 de febrero de 2011

El nuevo Ciberperiodismo

Siguiendo con la temática de que Internet ha cambiado el panorama del periodismo, en esta ocasión, intentaremos dar un nuevo punto de vista. No nos quedaremos en la simple observación de la situación actual, sino que intentaremos, con la información recogida en los textos, promover ideas  que puedan servirnos para, en un futuro, enfrentarnos a esta desalentadora situación.
La primera idea preconcebida con la que tenemos que romper es que Internet no significa la muerte del papel, para muchos profesionales del mundo del periodismo al papel le quedan muchos años de vida si se le sigue cuidando.  Hay que tener en cuenta que no es lo mismo un publicación en papel, que es cuidada, que contiene una información extensa, con análisis de profesionales; a la información de un diario digital que se basan sobre todo en la inmediatez.

Podemos estar de acuerdo en que con la llegada de Internet ha habido una caída en la calidad y la credibilidad  de los periodistas. Estos se han acomodado, no salen a buscar las noticias, sino esperan a que les llegue, además no contrastan ni verifican las fuentes, simplemente retransmiten lo que en muchas ocasiones les pasan las agencias de noticias.



Por el hecho de que el periódico se traslade a Internet este no debe perder su calidad, no debe convertirse en un correveidile de información sin contrastar. Uno de sus principales problemas es que en Internet todo el mundo puede convertirse en un comunicador de información, pero los periodistas deben destacar sobre todos ellos. Su calidad y su profesionalidad deben primar. Una información dada por un periodista, debe estar bien documentada y contrastada, incluir diferentes puntos de vista, la opinión o análisis de expertos en el tema e incluso declaraciones de los principales protagonistas. Todos estos factores son los que han diferenciado durante muchos años al buen periodista y que ahora con la llegada de Internet se están perdiendo.


Wikileaks ha supuesto un punto de inflexión en la labor de los periodistas en Internet. Estos se han visto invadidos y vencidos con sus propias armas. Wikileas ha transformado los medios de comunicación tradicionales en meros transmisores de la información que en su web se publica.

Esta crisis de identidad está afectando a todos los ámbitos del periodismo, incluso los alumnos de esta disciplina, que son los que aportan futuro a la profesión, ven la situación con desánimo, ni ellos mismos creen en las bases del periodismo, ya que no lo están viendo en la actualidad.


 Debemos saber que esto no viene propiciado únicamente por Internet, si miramos a todos aquellos ámbitos que llevan el nombre de periodismo, veremos que solo  en raras ocasiones ejercen como tal. Nos referimos al periodismo amarillo, conocido vulgarmente como prensa del corazón, o al periodismo deportivo. Ninguna de estas prácticas siguen las disciplinas del periodismo, lo único que buscan es espectáculo.

Por todo esto, es hora de plantarse nuevas técnicas para ejercer esta profesión y hacerla tan importante como fue en su día. No debemos olvidar el Caso Watergate, máxima expresión del periodismo de investigación, del buen periodismo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada